domingo, 29 de marzo de 2015

Duele, y mucho.

Hay veces, en las que sientes que no puedes más. Que todo está en tu contra, y todo te puede. No encajas en ningún lado, y nadie te entiende. Y lo único que quieres es desaparecer. Desaparecer, y que nadie te encuentre. Pero no puedes, y tienes que aguantar la mierda que te rodea. Estoy cansada de que todo el mundo me acabe haciendo daño, que todo el mundo me acabe fallando, incluso los que un día dijeron que nunca lo iban a hacer. ¿Dónde están las personas que dijeron que siempre iban a estar ahí? ¿Dónde? Al fin y al cabo, todos se acaban yendo de mi vida. Todos se acaban olvidando de mí, como si yo nunca hubiese sido importante para ellos. Y mientras tanto yo, lo único que hago es echar de menos a personas que ni siquiera se acuerdan de que existo.

2 comentarios:

  1. Si te fijas siempre hay un huequito que te salve hasta de ti misma. Céntrate en ti y en tus buenos días; no te olvides de aquellos que te quieren y regala risas al mediodía.
    "Disfruta que la vida son tres días, y vamos por el segundo."
    Un beso, http://quenadietedigaquenopuedes.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://tintasobrepapelmojado.blogspot.com.es/

    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar